Vida a bordo
Bookmark and Share
Cómo ser un colibrí - Binka Le Breton investiga y restaura la Mata Atlántica, Feb 16, 2013
Binka Le Breton estuvo a bordo de Peace Boat como educadora invitada por primera vez. Su investigación en el interior de las selvas tropicales de Brasil cautivó a la audiencia.
El autobús no llegaba. Los minutos se convertían en una eternidad en la Carretera Transamazónica. La educadora invitada Binka Le Breton todavía recuerda aquellas horas de angustia como si las hubiera vivida ayer. Ella acababa de terminar su investigación sobre el asesinato en 2005 de la Hermana Dorothy Stang, que había apoyado a las familias de agricultores amenazados por usurpadores de tierras. "Exactamente seis meses después de su muerte, me encontré de repente con la ciudad cubierta con carteles que dicen 'se acabó la fiesta'", Binka Le Breton recuerda. Ella comprendió de inmediato la señal: Los militares del presidente Lula se habían retirado, dejando a la agitada región en el medio de la selva amazónica bajo la ley de la jungla. Ya era hora de irse. Pero el autobús no vendría, el conductor acababa de ser asesinado. Sólo había dos opciones: Ir aún más profundamente dentro de la selva , o arriesgarse por dos días de camino - en coche y ferry – hasta a la siguiente ciudad, la opción que ella escogió. "Fue en época de sequía. Quien se acercaba a mí en la carretera Transamazónica venia cubierto de una nube de polvo. Nunca podía saber quién estaba allí hasta que ya estaba demasiado cerca para poder escapar."

Cuando los conquistadores portugueses llegaron en enero de 1500 a la costa de Brasil, encontraron lo que parecía ser la desembocadura de un río, y fue así que llamaron la ciudad que se construiría allí "Río de Enero", Río de Janeiro. Peace Boat también llegó en enero, pero lo que parecía ser un río para los portugueses, es sólo una hermosa bahía.
Cuando Binka Le Breton habla de sus experiencias de 24 años en las selvas de Brasil, uno se siente como en la novela Corazon de las Tinieblas de Joseph Conrad. "La selva amazónica es una de las últimas fronteras del mundo", dice Binka. "Y como todas las fronteras, es emocionante y peligroso." Un lugar tan diferente de sus orígenes como podría encontrar. Nacida en Gran Bretaña, Binka Le Breton había trabajado como pianista de concierto en muchos países diferentes. En 1989, ella y su marido, un consultor del Banco Mundial, decidieron dejar su cómoda vida en Washington DC para vivir en granja en lo profundo del Bosque Atlántico de Brasil. "Algunos de nuestros amigos dijeron 'estás locos', recuerda entre risas. Otros decían: 'Ojalá pudiera' y de nuevo otros 'Me hubiera gustado hacerlo'." Cuando llegaron por primera vez a Rosário da Limeira, un pueblo a 45 kilometros de carretera destapada del pueblo más cercano, con un bar y un abrevadero como sus principales atractivos, puentes rotos por la última inundación y una bombilla que colgaba del techo de su casa de campo recién adquirida, se dijo a sí misma: "me pregunto si he cometido un error terrible." Las cosas no mejoraron cuando descubrió que no podía tocar el piano sin un público. Pero finalmente encontró su nueva vocación como escritora - y nunca ha parado desde entonces. Binka Le Breton ha publicado media docena de libros sobre temas como la esclavitud moderna, conflictos por la tierra y perfiles de activistas por los derechos humanos y acaba de terminar un libro sobre la desaparición forzada en Colombia. Ella pasa por lo menos cuatro meses al año dando conferencias en ciudades de todo el mundo. "Mi sueño sería dar una charla de TED algun día" dice Binka Le Breton. Por primera vez a bordo de Peace Boat como educadora invitada, desde Ciudad del Cabo a Río de Janeiro, tuvo muchas oportunidades de hacer uso de sus grandes talentos como presentadora y narradora.

La tala, la agricultura y la minería han reducido la Selva Atlántica, el hogar de la educadora invitada de Peace Boat, Binka Le Breton, a tan solo el siete por ciento de su extensión original.
Ocupando la mitad de toda América Latina, Brasil ocupa el quinto lugar entre los países más grandes del mundo. Más de la mitad de sus ocho millones de kilómetros cuadrados están cubiertos por el Amazonas y la selva tropical del Atlántico, que constituyen casi un tercio de todos los bosques tropicales en el mundo. "Cada vez que entras en el bosque, encuentra un centenar de cosas que usted nunca ha visto antes." Binka Le Breton irradia cuando habla de sus vecinos - jaguares, anacondas, pumas, monos araña lanosos y colibríes." Más allá de las 20.000 especies de plantas y 2.200 animales que tenemos en Brasil, todavía se están descubriendo otras nuevas. ¿No es maravilloso? "Sin embargo, el 93 por ciento de la poco conocida 'Mata Atlántica', uno de los cinco principales hotspots de diversidad del mundo, han sido destruidas durante las últimas décadas. "En otros tiempos los brasileños vieron el bosque como una barrera para el progreso, porque creían que estaba llena de fantasmas y duendes", dice Binka Le Breton. "Cortar el bosque, 'dejar que el sol entre' como decían, era percibido como un gran progreso". Hoy en día los intereses económicos se centran en las reservas minerales gigantescas situados bajo del suelo. Las empresas multinacionales, así como madereros locales, rancheros y mineros se dirigen hacia el bosque y luchan por la tierra - un proceso que Binka Le Breton ha descrito en muchos de sus libros. "Los negocios a menudo hablan más fuerte que las agencias de protección del medio ambiente", dice, señalando a antigua función de la presidenta Dilma Thoussef como Ministra de Desarrollo Acelerado. Después de que Brasil logró conquistar su inflación en los años 90 , el "gigante dormido" despegó económicamente y se convirtió en uno de los países emergentes que ahora forman BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Gracias a un montón de sol, agua y tierra, Brasil se convirtió en el mayor exportador del mundo de carne de res, pollo y soja, pudiendo pagar la mayor parte de sus once mil millones de dólares de deuda externa. Pero el boom económico se está llevando a cabo a cuestas del medio ambiente y los pueblos indígenas, que han ido disminuyendo de un estimado de cinco millones en el momento de la conquista portuguesa a medio millón en la actualidad. Sólo una minoría de los brasileños se benefician de las riquezas del país y, a pesar de los programas de apoyo como Bolsa Familia, la brecha económica se sigue ampliando. Con un Índice de Gini de 54, que mide el grado de desigualdad en un país, Brasil está entre los países con las mayores disparidades en niveles de vida. "Nuestro país tiene un largo camino por recorrer para proteger los derechos humanos y ambientales", Binka Le Breton subraya.

Cuando se trataba de la música y el baile abordo, Binka Le Breton siempre fue la primera en unirse. Ella ha dejado su antigua vida como pianista de conciertos en Washington DC para vivir en una granja en la selva brasileña.
"Al principio pensé en Rosário como otra asignación de tres años", admite. Pero 24 años después, la pareja sigue ahí - y profundamente involucrados en la comunidad. Binka Le Breton ahora habla con ternura sobre Rosário da Limeira. Ella ha aprendido a amar al pueblo salvaje y romántico con sus historias de serpientes gigantes que viven en el río o el surupu tuerto que camina hacia atrás a través del bosque, con sus vecinos que nunca han visto el otro lado de la cordillera y "Nuestra lady", el autobús local que tiene su carácter. Pero ella nunca ha aprendido a aceptar el sistema de salud y educación precaria, la falta de electricidad y la infraestructura de comunicación. "Nuestros vecinos tenían un fuerte sentimiento de dependencia", recuerda. "Cuando ellos se quejaban del puente destruido, propusimos arreglarlo, pero nos contestaron: '¡No, no. Deja que el gobierno lo haga.' A lo cual respondimos, sorprendiéndolos aun más: '¡Vamos, muchachos, podemos hacerlo mejor'." Binka Le Breton y su esposo Robin hicieron los primeros pasos y los vecinos se unieron después con creciente entusiasmo .

Binka Le Breton participó en un taller de tambores facilitado por su colega educador invitado Francis Silva.
"No pensábamos que íbamos a terminar involucrados en la política local, pero la situación era frustrante", dice. Justo antes de la elección estatal de 1996, ella y su esposo aplicaron con éxito para que Rosário da Limeira y sus alrededores se convirtieran en un condado nuevo dentro del Estado de Minas Gerais. Como condado, Rosário administra su propio presupuesto, en la actualidad medio millón de dólares al mes por 4.000 habitantes. Este dinero ha contribuido a desarrollar Rosário de un pueblo aislado con pocas esperanzas para su futuro, a una comunidad próspera con una escuela secundaria, siete autobuses diarios, un sistema de salud familiar, una planta de reciclaje e Internet. A finales de los años 90, los Le Bretons fundaron el Centro de Investigación de Bosques Tropicales Iracambi dirigido por Robin y la ONG Amigos de Iracambi dirigida por Binka, ambos nombrados tras el nombre indio Tupi de "Tierra de Leche y Miel". A través de estas organizaciones trabajan mano a mano para restaurar la Selva Atlántica, investigar sus ecosistemas, desarrollar comunidades sostenibles y gestionar los recursos naturales. Iracambi atrae investigadores voluntarios de todo el mundo que ayudan a monitorear el bosque, el agua y el suelo, el inventario de la fauna y la flora, y sembrar 10.000 plántulas de especies nativas anuales para proyectos de reforestación. Crean áreas de protección ambiental, estimulan el turismo basado en la comunidad y enseñan ciencia a los niños locales para convertirse Científicos Juveniles.

La autora británica ha encontrado a su "tierra de leche y miel" en la selva tropical de Brasil - y ha aprendido tanto de los lugareños como ella les ha enseñado. "Si todos nos convertimos en colibríes", dijo, refiriéndose a una leyenda brasileña, "podemos salvar el mundo".
Finalmente aconsejan a comunidades locales afectadas por la minería sobre la forma de defender las zonas de alta biodiversidad y controlar el impactos. Habilidades que Rosário podría necesitar lamentablemente algun día. La compañía de aluminio privado Voto Rantim adquirió una concesión minera para una amplia franja de tierra de Rosario durante la dictadura militar y podría comenzar a minar cualquier día - una pesadilla para la comunidad. "Probablemente podríamos preservar la biodiversidad más importante" Binka Le Breton predice, "pero muchos agricultores tendrían que salir de la ciudad." Esto destruiría muchos de los efectos sociales en los que han trabajado tan duro durante las últimas décadas. Pero los Rosarianos no se rinden, ellos ya están haciendo planes para el peor de los casos. "Ellos son los colibríes", dice Binka Le Breton. A ella le encanta contar la leyenda brasileña del pequeño pájaro, que también figura en el logotipo Iracambi. "El bosque está en llamas" empieza, "y todos los animales huyen a buscar refugio. Todos excepto el colibrí que vuela hacia el fuego con una gota de agua en su pico. 'Tonto pajarito' , dice el águila cuando mira hacia abajo y le ve. '¿No te das cuenta de que nunca va a apagar el fuego por ti solo?' - 'Tienes razón', dice el colibrí 'No puedo hacerlo solo, pero yo estoy haciendo mi parte.'"