Vida a bordo
Bookmark and Share
La diplomacia, el arte del equilibrio ' Rafendi Djamin lucha por los derechos humanos en Indonesia y ASEAN, Dec 30, 2012
Rafendi Djamin equilibra sus roles como activista y representante del gobierno - una cuerda floja. Durante una conferencia con Peace Boat y las ONG locales en el puerto de Yakarta, Rafendi habló sobre relación entre Japón e Indonesia
Cuando Rafendi Djamin invitó a su autor favorito Pramoedya Ananta Toer al campus de la Universidad de Yakarta en 1981, no previó las consecuencias que esto tendría: Estar encarcelado durante tres meses sin juicio bajo la "ley anti-subversiva". A los ojos del régimen militar de Suharto, él era un subversivo: una mente independiente, un tipo con el pelo largo, que le gustaba escuchar Led Zeppelin e invitó a un comunista a la escuela. De seguro, una amenaza. "Admiraba Toer por la forma en que describe el poder de la humanidad vis-a-vis el régimen colonial. Pensé que podría aprender una lección sobre la democracia y la dignidad humana de él ", le dice a los participantes de Peace Boat en camino a Indonesia. Después de volver de la cárcel, Djamin fue expulsado de su universidad. Ninguna otra escuela en su país natal lo aceptaría debido a las acusaciones. "Debido a que experimenté violaciones de derechos humanos, quería evitar que esto le ocurriera a los demás", recuerda. Con la ayuda de una beca Djamin fue a Holanda y estudió derechos humanos.

Como pasa el tiempo: 28 años después de haber sido encarcelado por ser "subversivo", Rafendi Djamin ha sido nombrado representante del gobierno de Indonesia
En la misma ciudad de Yakarta, 28 años más tarde, el ministro de Relaciones Exteriores nominó a Rafendi Djamin para representar a Indonesia ante las Comisión Intergubernamental de Derechos Humanos de la ASEAN (AICHR) - una función pro bono. "Si eso no es una señal de progreso, ¿qué es?", se pregunta Djamin retóricamente. De acuerdo con un principio de rotación, Djamin en la actualidad preside sobre la Comisión. Un activista por convicción, él ha estado abogando por los derechos humanos en Indonesia desde que fue encarcelado, al principio en los grupos de estudiantes que se fundaron durante su exilio en Europa, ahora como Director Ejecutivo del Grupo de Trabajo de Derechos Humanos de Indonesia, una red de ONG con sede en Yakarta. "Yo soy independiente y no recibo ninguna instrucción, ese es el contrato no escrito. De los diez países representados en el AICHR, sólo dos gobiernos se atrevieron a enviar un activista a la Comisión -. Indonesia y Tailandia "

Leyes fuertes, pero un estado de derecho débil: La lucha por los derechos humanos en Indonesia puede ser frustrante
Djamin tiene muchos retos por delante: 14 años después del fin del régimen de Suharto, Indonesia sigue siendo testigo de violaciones de derechos humanos a gran escala. 6.000 casos de conflictos de tierras entre la gente local y las empresas, a menudo agravados por la violencia policial, han sido notificados a la Comisión Nacional de Derechos Humanos en sólo el año 2011. Las minorías religiosas sufren de opresión y Papúa, la mitad oeste de la isla de Nueva Guinea, continúa viviendo bajo el legado del régimen de Suharto. Cuando se trata de denunciar estas violaciones, Djamin es el primero: "La descentralización de Indonesia estaba destinada a erradicar la concentración del poder después de la era Suharto - un buen enfoque, pero fue demasiado lejos. Las élites locales y las oligarquías corruptas se hicieron muy poderosas, crearon sus propios estatutos, que a menudo socavan la legislación nacional "Más de 200 dichos estatutos regulan las sociedades locales en Indonesia: Algunos restringen el movimiento de mujeres, con el pretexto de ?gMoralidad", otros limitan la libertad de asociación y otros permiten grandes concesiones de tierras para la minería y las plantaciones - a menudo otorgando más del espacio que está disponible en la zona. Los conflictos con la población indígena están programados con antelación. El gobierno ha comenzado a examinar todos los nuevos estatutos antes de que sean aprobados. Pero Yakarta todavía tiene un largo camino por recorrer: "Por ejemplo, los ministerios encargados no tienen expertos en derechos de las mujeres", comparte Djamin. "Así que el gobierno a menudo pasa estatutos discriminando a la mujer, ya que carece de los conocimientos necesarios para argumentar en contra de ellos".

Habilidades artísticas: Llegar a un compromiso en ASEAN requiere de mucha paciencia
Rafendi Djamin se para en frente de una pantalla grande delineando la vasta región de la ASEAN, con todas sus desigualdades económicas, políticas y sociales: de la pobreza de Laos, Myanmar y Camboya hasta el estado de la isla rica de Singapur, a través del cual la mitad del petróleo crudo del mundo pasa. Se requiere de habilidades artísticas para mostrar las diferentes zonas y una mente artística para crear un sentido común acerca de un tema tan sensible como los derechos humanos. La ASEAN fue creada en 1967 como una asociación entre los diez países del sudeste de Asia con la finalidad de evitar que las atrocidades en masa de la segunda guerra mundial vuelvan a suceder. Pero mientras que Europa (1950), las Américas (1969) y África (1979) adoptaron sus declaraciones regionales de Derechos Humanos hace décadas, el tema no se tocó en Asia hasta comienzos del siglo 21. Hasta hoy, violaciones graves como la tortura, los asesinatos extra-judiciales, los desalojos forzosos y los abusos contra los trabajadores inmigrantes y los pueblos indígenas siguen siendo un problema grave en toda la región -, así como los conflictos internos en Mindanao, sur de Tailandia y Myanmar. "Puede ser difícil encontrar un denominador común", Djamin admite. "A veces, nuestras negociaciones terminan en un callejón sin salida, debido a que algunos representantes fueron instruidos a aferrarse a una cierta opinión." Según Djamin esto sucede sobre todo, cuando se trata del derecho a la libre orientación sexual e identidad de género. "Algunas de mis propuestas han sido percibidas como intrusas y como una intervención en los asuntos internos. Muchos gobiernos aún consideran los derechos humanos como un instrumento utilizado por personas ajenas para socavar el poder. "

Rafendi Djamin visto por la artista de cómic japonés Rokkaku Wataru. "Disfrutamos la navidad bailando con usted", escribió una participante en la tarjeta de despedida. El actual jefe de AICHR fue un invitado popular, no sólo en el escenario
Otros países siempre han tenido una gran influencia en el archipiélago indonesio, para bien y para mal: Japón y Europa apoyaron el régimen militar de Suharto y también ayudaron en la transición hacia la democracia. "Nuestros socios internacionales tienden a hacer juicios superficiales", lamenta Djamin. "Ellos ven a Indonesia como una democracia plena, por lo que apoyan activamente al gobierno y solo a unas pocas instituciones civiles. Esa tendencia es errónea. Tenemos que crear conciencia y luchar contra la intolerancia en el nivel de base. "Hoy las empresas europeas (20,6 por ciento) y japonesas (12,6 por ciento) son los mayores inversionistas en Indonesia. "El comercio puede ser un buen punto de partida para promover los derechos humanos", Rafendi Djamin propone. "Las empresas deben implementar una cláusula social antes de llegar a un acuerdo - aún así, esto se ignora a menudo".

"! Sama-sama" Rafendi Djamin encontró su lugar en el barco, incluso ayudando en una clase de lengua indonesia
Djamin puede hablar durante horas sobre "mecanismos", "planificación" y "redacción" de declaraciones - el ex estudiante subversivo ha adoptado plenamente el lenguaje diplomático. Su doble rol como activista de una ONG y representante del gobierno es una cuerda floja: Por un lado, él se esfuerza por ganar la confianza de la Comisión y por otra parte tiene que convencer a muchos amigos de ONG que es independiente. En noviembre del 2012, AICHR adoptó una Declaración de Derechos Humanos, que define valores comunes. Sin embargo, no tiene el poder de detener violaciones de derechos humanos en el campo o mantener a los infractores responsables. "Puede ser frustrante redactar leyes buenas y luego recibir los informes que muestran que estas leyes no se aplican", Djamin confiesa. "Sólo podemos establecer normas para el futuro. Nuestro mandato es demasiado débil para resolver casos. "Así que en el año 2013 se podrán presentar miles de casos de conflictos de tierras en Indonesia, mujeres encerradas en las casas y abusos de los trabajadores inmigrantes. "Usted no va a ver un cambio en una noche. La Comisión está en desarrollo, las manos y los pies no están completos todavía. "